logo1

                        EN VIVO  Radio Cadena 3

publicidades
Liberaron al policía misionero detenido tras una persecución cinematográfica

Se trata de un joven agente detenido hace una semana en la ciudad de Ituzaingó, se pudo saber que el vehículo que conducía era una camioneta secuestrada por la justicia misionera y la usó para asistir a un encuentro de motos.  

El joven agente de la Policía de Misiones detenido hace una semana en Ituzaingó, tras poner en riesgo la vida de terceros y la propia tras resistirse, increpar e iniciar una persecución de sus camaradas de la fuerza de seguridad correntina, recuperó la libertad  pero el vehículo con el que protagonizó temerarias maniobras continúa secuestrado sin que nadie reclame ni se haga cargo de las infracciones.

Según dio a conocer el diario Primera Edición,  el vehículo estaba en manos del suboficial –hijo de un director de la fuerza- como depositario judicial, es decir, se trataría de una camioneta Volkswagen Saveiro secuestrada por la Justicia de Misiones y que podría ser utilizada para actividades determinadas, obviamente que no para correr a alta velocidad y mucho menos violar la ley.

Durante la madrugada del sábado 12 de noviembre en el marco de un encuentro de motoqueros en Ituzaingó, el policía misionero de 21 años se resistió a un control de la Policía de Corrientes y se dio a la fuga de la plaza principal (calle Corrientes, entre San Martín y Belgrano).

El operativo que intentó esquivar era de prevención y el agente misionero se negó a bajarse de su vehículo con insultos y amenazas. Decidió acelerar y escapar. Detrás se movilizaron varias patrullas de las tres comisarías de

La persecución finalizó por el cerrojo en Villa Olivari sobre la ruta nacional 12, donde fue interceptado cuando transitaba a 200 kilómetros por hora, en evidente estado de ebriedad y con las luces apagadas de la camioneta adaptada para picadas.

 Se estimó que en ningún momento bajó de los 150 kilómetros por hora la velocidad.

El policía, funcionario público, estaba acompañado por un hombre de 34 años que aseguró que era su familiar y que también se negó al test de alcoholemia. 

Ante la flagrancia delictiva, ambos fueron reducidos y llevados a la comisaría Primera de la Unidad Regional VI de Corrientes. Allí se les notificó la orden de la Justicia de Faltas de Ituzaingó, veinte días de arresto y 40 unidades fijas de multa, es decir, 280 mil pesos

El agente es hijo de un mando integrante de la Dirección Inteligencia Criminal de la Jefatura de Policía de Misiones. 

Hasta el momento, no se informó sobre medidas disciplinarias de la Dirección Asuntos Internos de la fuerza provincial. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *